web analytics

10 Historias De Personas Reales Sobre Cómo Empezar A Dejar De Fumar

Sabemos que estas intentando dejar los cigarrillos y sientes que necesitas un poco de motivación extra para poder dejar el mal habito. Es por eso que un grupo de reporteros en Brasil salieron a las calles a buscar personas que hayan dejado los cigarrillos para preguntarles que fue lo que hicieron para empezar a dejar de fumar y esto fue lo que les dijeron. 👇👇

“Sólo fumaba cigarrillos de mala calidad y dudosa procedencia.”

“Decidí dejar de fumar porque traté de subir por una rampa en el campus de mi universidad y casi me muero por la falta de aliento. Después de tres años de fumar, lo dejé.

La estrategia: Me permití fumar sólo cigarrillos realmente malos, con un gusto terrible. El sabor y la sensación de fumar estos cigarrillos eran tan malos que no sólo dejé de fumar, sino que también ahora me daba asco. Además, siempre comía zanahorias cuando me apetecía fumar“.

-Adele Maria

“No tengas miedo de intentarlo y fallar.”

“Decidí dejar de fumar cuando estaba a punto de cumplir 30 años y algo en mi cabeza me dijo: `¡Despierta, te estás matando un poco más cada día y tienes una hija que criar! Decidí que en mi cumpleaños numero 30 iba a fumar por última vez y así lo hice. Elegir un día para dejar de fumar fue crucial porque había intentado dejarlo antes. Fumé desde que tenía 15 años hasta que cumplí 30. No podía seguir haciendo esto.

Si estás tratando de dejar de fumar, te deseo mucha fuerza. ¡No tengas miedo de intentar fallar y no te rindas!”

-Simone Stringari

“Deja otra cosa que te guste cuando decidas dejar de fumar”.

“Empecé a fumar a los 13 años. Cuando cumplí 20 años, lo dejé pasar y empecé a fumar delante de mis padres. Desde entonces, he pasado de fumar toneladas de cigarrillos a fumar casi nada. Hoy en día, tengo 32 años y tengo una especie de eczema inducido por alergias que es tan fuerte que ni siquiera se me antojaba fumar.

A principios de este año, empecé un tratamiento más fuerte para controlar la alergia que incluía medicamentos fuertes y cortar indefinidamente algunas cosas como trigo refinado, leche y otros productos lácteos. Como tenía que hacer todo eso de todos modos, decidí dejar de fumar también. Fumé mi último paquete de cigarrillos durante el Año Nuevo y no he comprado más cigarrillos desde entonces.

Mi consejo es: Deje de fumar y póngase a hacer otra cosa que le encante cuando decida dejar de hacerlo porque solo así no extrañará tanto sus cigarrillos. A veces me olvido de los cigarrillos gracias al queso… Pienso en ello todos los días. Incluso sueño con ello.”

-Denylu Costa

¿Dejar De Fumar De Forma Natural o Artificial?

“Le prometí que si entraba en la universidad, dejaría de fumar.”

“Fumé desde los 15 hasta los 18 años. Comenzó como algo de una sola vez, pero luego me hice adicta. Dejé de fumar cuando hice la promesa de que si entraba a la universidad, dejaría de fumar. Y lo hice.

Fue lo más difícil de hacer porque todos mis amigos fumaban. Pero me di cuenta de que sólo fumaba en ciertos momentos y lugares, siempre durante las pausas entre clases, por ejemplo. Cuando entré a la universidad, mis hábitos cambiaron y mi deseo de fumar comenzó a disminuir con el tiempo. Hoy en día, ni siquiera fumo cuando bebo cerveza, que solía ser una de las cosas que más amaba, ya odio el olor de los cigarrillos”.

-Marina Bonatto

“Murió de cáncer de pulmón y su muerte me afectó mucho”.

“Mi abuela comenzó a fumar cuando tenía 11 años y todos en mi familia también fuman. Murió de cáncer de pulmón y su muerte me afectó mucho. Desarrollé depresión y me prometí a mí misma que nunca volvería a fumar. Nunca lo hice, tampoco, en honor a la muerte de mi abuela y también por mi salud.”

-Elisa Barbosa

“Me di cuenta de que no podía subir las escaleras de mi casa sin sentirme como si acabara de correr una maratón.”

“Fumé desde los 16 hasta los 20 años, cuando quedé embarazada. Tan pronto como dejé de amamantar, fumé durante otro año, pero luego me di cuenta de que ni siquiera podía subir las escaleras de mi casa sin sentirme como si acabara de correr una maratón. El día que tuve que parar y recuperar el aliento en medio de la escalera fue el día en que decidí que tenía que dejar de fumar. Finalmente, dejar de fumar fue más fácil de lo que pensaba porque sólo quería fumar cuando bebía alcohol. He fumado un par de cigarrillos desde entonces, pero me enorgullece decir que el próximo marzo completaré seis años sin fumar”.

-Caroline Salla

“Tuve un episodio masivo de asma. Me provoco a un paro cardio pulmonar y casi me muero”.

“Vivo en Portugal y tengo casi 33 años. Comencé a fumar cuando tenía 11 años y descubrí que tenía un caso grave de asma cuando tenía 19 años. Eso no me hizo dejar de fumar. En realidad, me hizo fumar aún más; en los últimos años, empecé a fumar dos paquetes al día. Intenté todo para dejarlo. En uno de los tratamientos, gasté más de 400 euros en medicamentos que se suponía que me ayudarían a dejar de fumar.

El pasado octubre, tuve un episodio masivo de asma. Llevó a un paro cardio pulmonar y casi me muero. Después de unos días en el hospital, volví a casa y pensé:’Pasé tantos días sin fumar, creo que debería intentar no fumar hoy también'”. Y así ha sido desde octubre pasado, ¡un día a la vez! Todos los días me digo: TAMPOCO FUMARÉ MAÑANA”.

-Joana Magalhães Ferreira

“Me hace sentir muy orgulloso.”

“Dejé de fumar hace cuatro años. Mi marido y yo teníamos una bonita vida de drogadictos. Cuando tuvo un paro cardíaco y casi muere, me dejó en shock. Decidimos llevar un’estilo de vida limpio’ porque si eso no fuera suficiente para hacernos repensar nuestras vidas, entonces nada más lo haría.

Yo era una fumadora empedernida y decía cosas como: “Fumar me hace sentir relajada, menos estresada y si no me molesta, entonces nunca dejaré de fumar”. Incluso dudaba de que pudiera renunciar. Pero después de la segunda semana sin fumar, lo dejé, y hoy en día me hace sentir muy orgulloso. Pensé que aunque dejara de fumar, ver a otras personas fumar me haría querer un cigarrillo también. Estaba tan equivocada. Hoy en día no siento nada. Buena suerte! Un consejo: Eventualmente no tendrás ganas de fumar y será un alivio”.

-Tete Loveless

“También empecé a beber un montón de agua.”

“Dejé de fumar para siempre hace más de siete años. Antes de eso, intenté dejarlo por dos años, fallando miserablemente cada vez. Un día, pensé que iba a recaer porque estaba nerviosa, pero en cuanto me puse el cigarrillo en la boca, tuve reflujo ácido. Fue entonces cuando comprendí que mi cuerpo rechazaba el cigarrillo, aunque mi mente lo pedía en momentos críticos. Hoy en día, ni siquiera puedo oler el humo sin sentir que mi estómago se revuelve. Me hace sentir enferma.

También empecé a beber mucha agua cada vez que quería fumar y desarrollé el hábito de tener agua a mi alrededor en todo momento. Gracias a eso puedo ser un desastre en la vida, pero estoy súper hidratada”.

-Erika C. Silva

“Cada vez que encendía un cigarrillo, pensaba en ella rezando por mí.”

Mi madre se enteró de que estaba fumando y empezó a rezar por mí. Así que cada vez que encendía un cigarrillo, pensaba en ella rezando por mí hasta medianoche y sentía un nudo en la garganta”.

-Mariana Soares Ferreira

Los testimonios han sido editados para leerse con mayor claridad. Este post fue traducido desde el portugués.

¿De Que Trata El Libro Es Fácil Dejar De Fumar Si Sabes Como De Allen Carr? Conocelo Aqui

Tal vez Esto Puede Interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *