web analytics

Parar De Fumar No Es Nada Fácil, Pero Debes Hacerlo Cuanto Antes. Aquí las Razones!

Parar De Fumar

Así es, parar de fumar o tirar la cajetilla de cigarrillos que compraste la noche anterior no es precisamente sencillo. Sin embargo, millones de personas han tenido éxito y lo han tenido todos los días. Muchos han hecho varios intentos de dejar de fumar antes de lograrlo. Cada uno siguió su propio método personal, aferrándose a sus propios motivos.

Por eso, incluso escribir una guía práctica para dejar de fumar no es fácil: los gestos individuales, las pequeñas decisiones que tendrás que tomar cada día para superar los inevitables obstáculos con los que te encontrarás, son completamente personales y dependen de tu personalidad. Sin embargo, hay algunas indicaciones importantes que se aplican más o menos a todo el mundo.

A continuación intentaremos darte una serie de indicaciones generales sobre tu estilo de vida y los elementos que debes tener en cuenta si realmente quieres dejar de fumar.

Algunos son muy prácticos y fáciles de seguir, otros requieren una cierta cantidad de esfuerzo y conciencia que necesitarás lograr con un poco de trabajo sobre ti mismo.

Recuerda que para dejar de fumar la fuerza de voluntad es obviamente muy importante, pero no es suficiente. Tienes que prepararte primero, estudiar al enemigo contra el que quieres luchar, trabajar en tus motivos y preparar un plan de batalla.

De 20 minutos a 20 años: cómo evoluciona tu cuerpo al abandonar el hábito de fumar

10 cosas que debes hacer si quieres parar de fumar

Sí, porque dejar de fumar es de alguna manera una batalla contra un enemigo que vive dentro de ti. A continuacion te mostrare lo que debes hacer si quieres de una vez por todas parar de fumar.

Trata de entender cuál es la verdadera razón por la que fumas.

No te detengas en las primeras respuestas obvias: el hábito, la necesidad de la nicotina.

Las adicciones siempre son causadas por razones más profundas. Seguramente hay un vacío dentro de ti que tratas de llenar con una acción repetitiva y familiar como encender un cigarrillo.

Piensa honestamente en ti mismo. Si no puedes detectar el verdadero impulso profundo que te obliga a fumar, a lo sumo puedes resistir por un tiempo, pero no dejarás de fumar.

deja de fumar sólo cuando estés realmente convencido y sientas que tu motivación es fuerte.

Si no, después de unos días de dura resistencia terminarás entrando casi inconscientemente en el primer estanco, con el resultado de que te sentirás desmoralizado y decepcionado por no haber tenido éxito en tu intento, y quizás la próxima vez que lo intentes tampoco creerás en ello. Cuando hayas decidido dejar de fumar, hazlo inmediatamente.

No lo hagas gradualmente, convenciéndote de que puedes reducir el número de cigarrillos poco a poco a cero. Te estarías engañando a ti mismo.

Y olvídate de los cigarrillos electrónicos. No creas que son una forma de parar. El cigarrillo electrónico es un paliativo, te hace pensar que has dejado de fumar, mientras que simplemente has cambiado una adicción por otra.

Fumar cigarrillos electrónicos es probablemente menos dañino que los cigarrillos tradicionales (al menos en lo que respecta a los pulmones). Pero cuando cambies a los productos electrónicos, no habrás dejado de fumar. Y tarde o temprano es muy probable que vuelvas a caer.

Encuentra algo que hacer que ocupe el tiempo y el espacio mental que los cigarrillos tienen hoy en día.

Si es cierto que fumar llena un vacío interior, encuentra algo que te apasione y que ocupe tu tiempo y tus pensamientos.

Pinta, escribe, haz trabajo voluntario, en definitiva, haz cualquier actividad por la que te sientas arrastrado y que hoy no hagas por pereza. Dedica tus energías a estas actividades más saludables, sin querer desviarás tus energías de tu dependencia.

Haz actividad física.

No tienes que entrenar como si fueras un atleta profesional, sólo tienes que empezar a correr un par de veces a la semana durante media hora, o hacer unos cuantos paseos en bicicleta si vives fuera de la ciudad.

La actividad física constante, aunque no sea intensa, te hará sentir mejor tanto física como psicológicamente. La serotonina liberada por la actividad física moderada es una sustancia más adictiva que la nicotina. Pero también es mucho más saludable.

Lee libros.

La lectura (de novelas, cuentos, ensayos, lo que quieras) es una de las actividades más atractivas que existen y crea una fuerte dependencia. Si ya eres un lector habitual, sabes que, si no lo eres, lo descubrirás.

Una vez que hayas encontrado un libro que realmente te emocione, tu primer pensamiento al final de la cena no será encender un cigarrillo, sino apresurarte a leer la siguiente página.

Intenta ser más ordenado.

Una de las características típicas de los fumadores y adictos es una cierta negligencia. La necesidad de cigarrillos entra más fácilmente en nuestras vidas si nuestro entorno mental y físico está menos organizado.

Un poco como sucede con algunos insectos que se desarrollan mejor en casas mal limpiadas. Si aún no lo has hecho, empieza con cosas pequeñas, como asegurarte de que siempre haces la cama por la mañana.

Coloca los objetos que usas en su lugar, mantén tu casa ordenada. Para algunos no será una tarea fácil, pero si te concentras en esta tarea te sentirás mejor y más cómodo.

Cuídate mucho.

Además de cuidar de tu entorno, el cuidado de tu persona también forma parte de un estado de ánimo más ordenado y positivo. Cuida tu higiene y tu ropa con cariño y atención.

Encontrarás que el humo del cigarrillo está empezando a molestarte, y sentirlo en ti te hará sentir realmente sucio.

Sigue una dieta sana y equilibrada.

Este consejo es un complemento del anterior: el camino para dejar de fumar implica, en primer lugar, ser consciente de la importancia que tiene para la salud y el bienestar físico.

Mucha gente te ha dicho que después de dejar de fumar engordas. A menudo, de hecho, los que dejan de fumar, se lanzan de forma desordenada a la comida para sustituir a los cigarrillos. Esto sucede cuando no te has liberado de la adicción en absoluto, sino que la has reemplazado por otra.

Sin embargo, es muy importante prestar atención a este punto también. Deja de fumar para sentirte mejor: si tu motivación es correcta y está bien estructurada (y aquí volvemos al punto 1) no te será difícil mejorar tu dieta también.

A muchas personas les preocupa engordar cuando dejan de fumar. De hecho, es posible que después de haber dejado de fumar, especialmente en los primeros meses, puedas ganar unos cuantos kilos (sin embargo, normalmente te quedas con menos de 5 kg de aumento).

Pero hay algunas reglas de sentido común que puedes seguir para dejar de fumar sin engordar.

Dile a todos que has dejado de fumar.

Si eres una persona “social”, escríbelo en Facebook o Twitter y presume de tu progreso.

Háblalo y comparte tu elección con personas cercanas a ti. Por un lado, te hará sentir orgulloso del resultado obtenido, y por otro, creará un obstáculo para empezar de nuevo (no querrás causar esta mala impresión en todos tus amigos).

Es evidente que, por muy convencido que estés, vivirás momentos de debilidad: la ayuda y el apoyo de las personas que te rodean serán esenciales para superar estos obstáculos.

¿De Que Trata El Libro Es Fácil Dejar De Fumar Si Sabes Como De Allen Carr? Conocelo Aqui

Tal vez Esto Puede Interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs